Lesiones Meniscales de Rodilla

Los meniscos son unos cartílagos que están en la rodilla separando al fémur de la tibia. Funcionan como amortiguadores, adaptando a la vez perfectamente la superficie curva del fémur con la plana de la tibia. Se designan como “menisco interno” y “menisco externo” indicando en qué compartimento femorotibial se encuentran. Tienen forma de semiluna o “C” y se unen firmemente a la superficie de la tibia en sus extremos, llamados también cuernos, anterior y posterior.

Debido a que los meniscos están “anclados” en la tibia pero están sometidos a las fuerzas que se producen por el movimiento del fémur (los cóndilos femorales), se producen fuerzas de cizallamiento los debilitan y pueden terminar por romperlos. Este cizallamiento es mayor con los giros de rodilla, sobre todo cuando el pie está apoyado.